Reliable, Responsive And Ready

Protegiendo sus derechos después de los cargos de DWI en Texas

Si usted o un ser querido enfrenta cargos de DWI (conducir en estado de ebriedad), necesita asistencia legal inmediata y representación de un abogado con experiencia. La abogada de defensa criminal de San Antonio, Clarissa Fernandez Pratt, se dedica a proteger los derechos de las personas con cargos de DWI, particularmente para que pueda volver a manejar.

Clarissa es una exfiscal que lucha por los acusados ​​de un delito y está lista para representarle. Los cargos por DWI son graves y pueden empeorar dependiendo de una serie de elementos. Por lo tanto, es crucial contratar a un abogado experto en casos de DWI que pueda examinar los detalles de su caso y desarrollar una estrategia legal sólida.

Defensa legal sólida y bien informada

Los cargos por DWI en Texas incluyen otras sustancias ilegales y medicamentos recetados, además del alcohol. La ley de tolerancia cero aplicada impone duros cargos contra los infractores de primera ofensa y los infractores posteriores, que incluyen:

  • Todos los infractores deben pasar un tiempo en la cárcel que puede variar de 3 a 180 días.
  • Las personas que reciban una infracción en su primera ocasión pueden tener una multa de un máximo de $ 2,000.
  • A partir de una infracción por primera vez, los conductores perderán su licencia de conducir durante 90 días hasta un año.
  • Al vencimiento de la suspensión, los infractores tienen que pagar $ 1,000 a $ 2,000 anualmente durante tres años para retener su licencia.
  • Los infractores pueden ser sujetos a la confiscación de sus vehículos o se les puede exigir que instalen un dispositivo de bloqueo de prender el auto.

No tiene que enfrentar sus cargos de DWI solo. Según las circunstancias específicas de su caso, la abogada Clarissa Fernandez Pratt construirá una estrategia sólida enfocada en proteger sus derechos, su futuro y lograr que pueda seguir manejando.

Consentimiento implícito y negarse a realizar una prueba de alcoholímetro

Toda persona que tenga una licencia de conducir proporciona su consentimiento implícito para realizar una prueba química a pedido de una autoridad para determinar el contenido de alcohol en sangre (BAC). Si se niega, su licencia puede ser suspendida por 180 días. Sin embargo, la posibilidad de que los alcoholímetros no funcionen correctamente y los procedimientos de aplicación de la ley inadecuados pueden ayudar en su defensa.

Consiga un abogado que luche por su futuro. Llame ahora.

Cuando enfrenta cargos por manejo bajo la influencia de sustancias tóxicas, DWI, arriesga más que sus derechos de conducir. Llame al 210-417-4590. También puede comunicarse con Clarissa Fernandez Pratt, abogada, llenando este formulario en línea para una consulta inicial gratuita. Clarissa habla español.